Qué es la Hidradenitis supurativa, enfermedad que afecta a 500 mil argentinos
Sabado 16.12.17
Ciudad de Buenos Aires
16.2°
16.2°
41%
Campaña
Qué es la Hidradenitis supurativa, enfermedad que afecta a 500 mil argentinos

Del 19 al 26 de junio, se realiza una campaña de detección gratuita de esta enfermedad poco conocida de la piel en más de 25 ciudades de todo el país; cuáles son los síntomas y cómo reservar un turno

Del 19 al 26 de junio, se realiza una campaña de detección gratuita de esta enfermedad poco conocida de la piel en más de 25 ciudades de todo el país; cuáles son los síntomas y cómo reservar un turno

La Sociedad Argentina de Dermatología (SAD) anunció la realización de una campaña de detección gratuita de una enfermedad poco conocida de la piel llamada hidradenitis supurativa en más de 25 ciudades de toda la Argentina.

Se trata de la segunda campaña realizada por la SAD y, en la primera acción, más de 120 personas que desconocían tener esta enfermedad fueron diagnosticadas, indicó un comunicado de la entidad.

Se estima que medio millón de argentinos pueden padecer la enfermedad, pero como tiene síntomas similares a otras enfermedades dermatológicas muchos pueden pasar hasta 10 años sin recibir el diagnóstico correcto.

La enfermedad suele manifestarse "a través de lesiones dolorosas e incómodas tales como nódulos inflamados, llagas o forúnculos en áreas donde crece el vello (ingle, axilas y/o entre los glúteos) o donde una parte de la piel se roza con otra como entre los muslos o bajo los senos en las mujeres".

La SAD precisó que las personas interesadas podrán solicitar los turnos hasta el viernes 16 de septiembre contactando a la línea gratuita: 0800-220-2284 (de 9 a 18 horas) o ingresando en este link.

Alberto Lavieri, médico dermatólogo de la SAD, explicó que se trata de una enfermedad poco conocida, "escondida desde un punto de vista literal, ya que se oculta bajo la vestimenta y causa vergüenza. Por sus características no es agradable para nadie confesar públicamente que se tiene esta enfermedad".

"En las formas leves, los pacientes no sienten la necesidad de consultar en forma inmediata, esperando que el tiempo lo remedie; en las formas moderadas cuando acceden a la consulta, hay diagnósticos erróneos y por lo tanto tratamientos que en la mayor parte de los casos no son efectivos y así continúa pasando el tiempo”, finalizó.

¿Cuáles son los síntomas?

Suele iniciarse con la formación de nódulos duros, dolorosos, en las axilas e ingles (más frecuentemente, aunque puede iniciarse en cualquier localización). Estas lesiones, se pueden resolver espontáneamente en el plazo de 7-10 días, sin dejar cicatriz. Estas lesiones son ampliamente conocidas como “golondrinos”. 

En algunos pacientes, la inflamación de los nódulos progresa, y se forma un absceso, que es una lesión eritematosa, más dolorosa, y que puede drenar material purulento de forma espontánea o tras la manipulación.

Puede existir una única lesión, varias en la misma localización, o en múltiples localizaciones. Cuando existen varias lesiones en una localización, las lesiones tienden a confluir e incluso a formar fístulas entre las mismas (puentes de conexión por dentro de la piel), suelen supurar espontáneamente y no tienen tendencia a la curación espontánea.

Cuando se forma uno o varios abscesos, o fístulas, suelen curar dejando una cicatriz.

En un mismo paciente pueden existir lesiones en distintos estados de evolución, en las diferentes localizaciones. Pueden existir épocas en que la enfermedad es muy activa que se alternan con fases de práctica inactividad. De esta manera, la periodicidad de los brotes es muy variable en cada paciente, y se desconocen los desencadenantes de los mismos. Es por este motivo que la enfermedad se considera crónica. 

En algunas mujeres, los brotes coinciden con la menstruación. Los brotes se han relacionado también con la fricción (por ejemplo, en pacientes con obesidad después de ejercicio) y con dietas hiperglicémicas.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico se efectúa de forma clínica, en base a la aparición de las lesiones descritas en las localizaciones características, de forma recurrente.

En algunos casos, su médico puede solicitar pruebas complementarias, que variarán en función de los síntomas del paciente y si presenta comorbilidades. Estas pruebas pueden incluir la práctica de biopsias cutáneas, cultivos de exudado, pruebas de imagen (ecografías, resonancias magnéticas), estudios reumatológicos y digestivos.

¿Cómo prevenir la enfermedad y los brotes?

Se recomienda evitar los factores de riesgo que conocemos que empeoran la enfermedad.

Es adecuado dejar de fumar y reducir el sobrepeso, así como evitar las dietas hiperglicémicas. La actividad física moderada puede ser de ayuda. Consulte a su médico para adecuar los programas para estos fines. 

Algunos anticonceptivos, a base de progesterona, pueden empeorar los síntomas, por lo que debe consultar con su médico las opciones anticonceptivas.

En algunos pacientes, la depilación con láser o luz pulsada ha disminuido los brotes de la enfermedad, así que puede ser una medida coadyuvante.Estos tratamientos actúan de forma beneficiosa por dos motivos: primeramente son tratamientos antiinflamatorios directos, y por otra parte al disminuir el calibre del folículo pilosebácea disminuyen el riesgo de oclusión folicular.

Puede evitar la fricción repetida sobre las localizaciones activas; evitar ropas ajustadas y ejercicio repetitivo intenso que comprometa las zonas afectas.

Cuando existan lesiones activas, debe evitar el uso de antitranspirantes y desodorantes que pueden irritar la piel y exacerbar los síntomas.

Lunes 12 de Junio de 2017
Más leídas
Comentarios