La historia de Rolandito, el perro al que le molieron las patas y lucha por volver caminar
Sabado 20.01.18
Ciudad de Buenos Aires
26.0°
27.7°
81%
Ejemplar
La historia de Rolandito, el perro al que le molieron las patas y lucha por volver caminar

Esta valiente mascota estuvo más de dos días tirada en un charco de sangre en la calle y sin recibir asistencia; un hombre muy humilde cambió su destino y permitió que se reencuentre con el amor de su familia; fotos y videos

Esta valiente mascota estuvo más de dos días tirada en un charco de sangre en la calle y sin recibir asistencia; un hombre muy humilde cambió su destino y permitió que se reencuentre con el amor de su familia; fotos y videos

La historia de superación de Rolandito, que en realidad se llama Pirucho, es un ejemplo para todos los seres humanos, y demuestra que aún en las peores condiciones se puede buscar salir adelante. Este valiente perrito estuvo más de dos días tirado en la calle en un charco de sangre ya que la habían molido las patas a palazos y ahora lucha por volver a caminar.

Su rescate comenzó gracias a un vecino que le avisó a Raúl Yurquina, un señor que es conocido en Avellaneda por ocuparse de los animales callejeros y que, sin ayuda de nadie, lleva adelante el Refugio Lucero, donde cuida a más de 50 amigos peludos sin dueño.

"No dudamos en ir a ayudarlo, pedimos un flete y, cuando llegamos al lugar encontramos efectivamente al perro en terribles condiciones. Estaba sufriendo, sin poder moverse, con sus dos patas delanteras heridas: se las habían inmovilizado para partírselas a machetazos hasta dejarlas completamente rotas. Las imágenes helaban la piel y retorcían el alma", rememoró Liliana Delio, una mujer que colabora con Yurquina hace tres años, en diálogo con el diario La Nación.

El pichicho fue bautizado como Rolandito y con mucho amor le prometieron que iban a hacer todo lo que estuviera a su alcance para salvarle la vida. "Trasladamos a Rolandito a la Facultad de Ciencias Veterinarias en Agronomía. Allí le dieron los primeros auxilios y luego de más de seis horas de espera finalmente le abrieron una historia clínica y le tomaron placas. El diagnóstico fue triple fractura en ambas patas delanteras. A pesar de la medicación que se le estaba administrando, se mostraba lógicamente traumatizado. Pese a sus dolor físico, no dejaba de dar besos a todos los que lo asistían. Existía la posibilidad de una amputación doble y nos habían indicado que teníamos que hacerlo caminar para que no perdiera sensibilidad en sus patas traseras", recordó la ayudante de Raúl, quien es una persona muy humilde y de bajos recursos que a veces hasta se queda sin comer para poder alimentar a sus "hijitos".

Raúl, en la puerta de la Facultad de Veterinaria, esperando el turno para Rolandito

Miércoles 08 de Noviembre de 2017
Más leídas
Comentarios