Estas son las 6 señales que te manda el cuerpo cuando necesitás sexo
Domingo 17.12.17
Ciudad de Buenos Aires
16.2°
16.2°
41%
Salud
Estas son las 6 señales que te manda el cuerpo cuando necesitás sexo

Si se pasa mucho tiempo sin disfrutar de la intimidad, el cuerpo y la mente empiezan a padecer algunos trastornos bien molestos; te contamos cuáles son para que los tengas bien presentes 

Si se pasa mucho tiempo sin disfrutar de la intimidad, el cuerpo y la mente empiezan a padecer algunos trastornos bien molestos; te contamos cuáles son para que los tengas bien presentes 

Que el sexo tiene importantes beneficios para la salud y el bienestar no es ningún secreto. Por eso, si se pasa mucho tiempo sin disfrutarlo, el cuerpo y la mente empiezan a padecer algunos trastornos bien molestos

Así, el apetito sexual puede hacerse evidente a partir de una serie de señales a las que conviene estar atento. 

¡Mirá!

Las señales que te manda el cuerpo cuando necesita sexo

Insomnio: cuando se tiene un orgasmo se libera un cóctel de hormonas que promueven el buen dormir, como la oxitocina, vasopresina, norepinefrina, serotonina y prolactina. Por eso, los problemas de sueño pueden significar que se necesita sexo. 

Mal humor y estrés: la oxitocina, que es la hormona del amor, contrarresta el efecto del cortisol en el cuerpo, que es la hormona del estrés. Al estar un tiempo prolongado sin actividad sexual se es más susceptible a la irritabilidad y el pesimismo. 

Aumento de las fantasías: cuando los sueños hot y los pensamientos sexuales aumentan, es porque hay necesidad de sexo.

Falta de brillo en la piel: con las relaciones sexuales los poros de la piel se abren y se eliminan toxinas. Cuando la frecuencia del coito disminuye la reducción de impurezas hace que el rostro pierda su brillo natural. Además, puede aparecer más acné. 

Aislamiento: si no se tiene actividad sexual se producen menos endorfinas, es decir, sustancias que ayudan a mantener el buen humor y el deseo de estar rodeados de más personas.

Baja en la autoestima: si disminuye la frecuencia sexual, se produce una insatisfacción propia, que hasta deriva en inseguridades, depresión, ansiedad y dificultades para tomar decisiones acertadas. Tener sexo nos hace sentirnos deseados y atendidos.

Domingo 12 de Noviembre de 2017
Comentarios